Tag Archives: reencuentro

Una visita inesperada

10 Oct

Reencuentro2

…. caía la noche sin esperanzas sin nada. Me fui a la cama desde temprano, ya que el trabajo había sido agotador. No podía conciliar el sueño, quizá por lo temprano que era. Me levanté y me dispuse a escuchar música mientras degustaba de una cerveza fría en la sala. A la vez estaba meditando el porqué de la soledad en todos estos años. Destapé de la otra cerveza y volví con mi monólogo interior, con cierta melancolía por la música de fondo como si supiera ya de lo que estaba pensando. Salté de repente, cuando tocaron en la puerta…

_Abrí la puerta y encontré a una mujer con la cabeza agachada. No podía siquiera reconocerla porque la tenía cubierta; entonces le pregunté que quería. _Entonces, como en cámara lenta, levantó la frente y vi sus ojos llorosos. Era ella, la chica que había estado buscando en todos estos años, a quién le había dedicado mis entradas, mis letras, era la chica de quien seguía tan enamorado.

Sin articular palabra alguna, se echó a mis brazos, a lo cual correspondí con mucho afecto. Por qué no. Entonces pasamos a la sala, donde empezó a contarme todo lo que había pasado en todos estos años, allá en la distancia, donde no pude estar, por tantas mentiras mal armadas, pero así comprendí absolutamente todo, como siempre le había comentado.

Estábamos tan cerca del otro y sin más, volvimos con nuestros apasionantes besos. Ese, nuestro reencuentro donde ya nadie más se iba a entrometer. Donde ya nada importaba, solo nuestros cuerpos fundiéndose con el calor de amor. Ese amor contenido y emergente que se desata en una noche de ardiente pasión.

… Cuando desperté en plena madrugada, creí que todo había sido un sueño, pero me percaté de su presencia, de su aroma, y de ese cuerpo sensual justo ahí… a mi lado.

Ismael Martínez
Un amor a la medida...

Anuncios

Reencuentro Casual

6 Ene

Imagen

Hubo navidades en las que pasamos sin pasar como en todos los años que pasan. Cuando escuchamos la canción de navidad sin ti, nos llega la nostalgia, nos envenena el alma al no encontrar siempre la solución para el ceño fruncido. Solamente hemos ansiado con fervor servirnos del uno al otro. Comernos en la pasión y mejorar nuestros encuentros, pero le sigo hablando a la fantasía como la primera vez, así como a los sueños cuando por ganas voy a buscarte para charlar aunque no tengamos nada más que decirnos.

Cuando terceras personas notan que existe el aburrimiento y yo sin saber que responder. Cuando existen los regaños cuando nuestros labios se inquietan por besarse sin importar gente o situación, cuando la pregunta es inusual, pidiendo un beso. Derrochándonos unos al otro, pidiendo deseos irónicos cada que pasan los años, pero algo más irónico que nos falta, después de muchos años de pensarnos mutuamente: nuestro amor más grande como lo hemos planeado, situaciones que nos asustan cada vez que hablamos sobre ello…

…tus manos están heladas, suavecitas cuando pasan por mis manos, el tacto absorbe el verdadero placer, estamos hechos unos para el otro pero solo para encuentros pasajeros. ¿A caso me perdí de algo?

Imagen

Miradas casuales que aumentan el latido, 
y yo desbordándome contigo.
Por: Ismael Martínez