Un beso, otro beso, ho hay quien lo resista.

14 Sep
Te apuesto un beso, a que vas a querer otro.

Te apuesto un beso, a que vas a querer otro.

Recuerdo bien ese nuestro primer día frente a frente por todo lo que pasó. Ella había llegado al lugar y con un hola y un beso nos saludamos como toda una primera vez, pero eso no fue todo. No era el típico beso de amigos o personas que aún se están conociendo, fue algo más. Pero no discutimos de eso al momento. A lo que respectaba a la plática ella con su tono de princesa me quiso apantallar pero no le salió tan bien y dejar una buena impresión.

Quizás porque desde ese momento estaba analizando cada palabra suya. Pero sin importar esto seguimos platicando de cosas insensatas, ella presumiendo de sus prácticas de taekwondo y yo con mi táctica. Hablando siempre del amor como una urgencia mía de estar con alguien y que la soledad se alejara de mí. Fue en esa tarde de imprecisión, cuando ella dijo que no creía en el amor y que además era algo estúpido ver a personas enamoradas y caminar de la mano.

Estaba anocheciendo pero sin la importancia de que todavía era el desconocido estuvimos en el desconcierto de la oscuridad. Hasta que se tuvo que ir a su casa. No permitió que la acompañara desde ese momento. Así que planeamos conocernos mejor y platicar para el día siguiente, pero sin que me diera su número telefónico. La otra tarde en el mismo lugar, nos dimos a la tarea de platicar sobre las relaciones amorosas, como parte de la táctica que tenía para conquistarla. Mi filosofía acerca del amor era simple; todo tiende a terminarse por más que lo cuides.

La forma de pensar de esta chica era tan ambigua incluso para ella misma, porque luego se dijo que los hombres lo único que buscan de una mujer es seducirlas, tener relaciones sexuales, embarazarlas y dejarlas. Por ello que las mujeres sufren más, ya que estos tipos solo buscan saciar sus necesidades e irse con otra y con otra. Pero en tono de princesa, era su creencia o porque quería maravillarse con una nueva persona capaz de asumir el rol que ella quería. Así que bastaron sus palabras para dar el siguiente paso.

Las otras dos tardes cambiamos nuestro sitio de amor, por lo que me había citado cerca de su casa, esa nuestra tercera cita había saltado los límites… Antes de irme a casa, le robé un beso. Todo fue tan rápido que ni yo mismo me había dado cuenta, porque estaba jugando, al momento de querer golpearme se calló al piso y en eso aproveché la ocasión para darle ese beso sugerido. Seguíamos jugando, sabía que ella quería un mejor beso, sin que diera cuenta le había robado otro, seguido de eso, un tercer beso y en esto abrió los labios para corresponderlo. Y así surgieron las primeras notas en nuestra danza emocional. No despertó la bestia que había prometido. Eso era un gran detalle entre labios carnosos y excitantes. Dotado de pasión.

Ismael Martínez
...entre una visión y otra.
Anuncios

2 comentarios to “Un beso, otro beso, ho hay quien lo resista.”

  1. Becker A. Fernandez 27 septiembre, 2014 a 8:27 PM #

    Te he nominado al premio The Versatile Blogger Award. ¡En hora buena!

    http://wp.me/p3W5wP-pg

Deja un comentario y construyamos este ambiente.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: