Una Historia Fugaz

1 Feb
Imagen

Una mirada, una pasión…

Desde el principio sabíamos de las debilidades del otro pero aun así, decidimos formar un nuevo camino. Sabiendo que podía desencadenarse un millón de hechos, bastando una mirada dependiendo siempre de la acción.

No puede haber un juego más hermoso  cuando la chica piensa que el amor solo es un juego y que ella ha dejado de amar por cosas que pasan. Además de haber perdido las esperanzas porque los encuentros no fueron normales. Que una relación implicaba tiempo, que ella solo era una niña y que no comprendía mis palabras porque según yo tenía más experiencias dado que soy hombre. Y que mi edad daba con todo para demostrar que nuestras palabras no daban tono alguno. 

En tiempos cambiantes como la que tenemos, la mayoría conocemos de ilusiones y desilusiones, de pasiones y amores eternos a pesar de ver series animadas en televisión. Más cuando se trata de chicas que se enamoran del protagonista de Crepúsculo y que se emocionan con encontrarse a alguien igual. Cuando se la pasan viendo Anime, por decirlo en forma agradable: los muñecos japoneses en acción.

Pero la historia no empieza de esa manera, ya que ha sido una introducción que daba la posibilidad de conocer el ambiente.

… como de mostrador, aquella persona estaba ahí siempre frente al monitor después de clases. Huyendo de la posibilidad de descubrir un mundo nuevo a pesar de los años en acción, pero la rutina era la misma en cada tarde. Las actividades a realizar ya estaban planeadas y con mayor tiempo y posibilidad tendría ese mayor deseo.

No bastaban miradas casuales aunque aumentaban el latido, ese era el don de amores, que esperaba con ansias en ser descubierto. Devorar la pasión. Como una mirada bastaba debía funcionar en casi todas las personas que pasaban más cuando se devuelve el gesto, cuando el guiño es placentero entre ambas personas. Las chicas devolvían el gesto pero era eso nada más, porque no había o no podía encontrarse una química.

Pero no. Había una mirada en particular que cambiaban las moléculas frías haciéndolo algo especial como lo que no se había descubierto en tan poco tiempo. Pasaba una chica y desde lejos de deslumbraba su ilusión por conocer a esa persona. Era de entender que mientras miras a una persona sin hacer un parpadeo tienes la posibilidad de entrar en sus ojos y por qué no, en su corazón. _Eso había pasado, cada tarde era el mismo gesto, cuando la chica pasaba fingía una sonrisa, fingía hacer cosas que ella misma no entendía. Pero lo cierto es que, seducía a través de la mirada.

Como era de esperarse, después de nuestro llamado con miradas casuales, cuando aquella chica pasaba y miraba con dulzura y a la vez con miedo, alguien trató de figurar el encuentro y el resultado fue maravilloso. Pero, siempre existen los peros, el protagonista solo se estaba ilusionando por lo que podría pasar ya que no tenía datos específicos y ni siquiera conocía el nombre de la chica por lo que debía espera un poco más para obtener respuesta contundentes.

…a pesar de las tardes en añoranza, el autor de esta historia se inspiró en hacer su escrito aunque fueran falsas ilusiones por si se descubría que la chica tenía novio o que estaba comprometida fielmente a sus estudios y a su pasatiempo: Taekwondo. 

…pero aquel que no lucha por lo que quiere, obviamente no lo obtiene. Ya sabrán lo que pasó…

Ismael Martínez
Una pasión y otra.

 

Anuncios

Deja un comentario y construyamos este ambiente.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: